Posada Real

Posada Real

Posada Real. En los primeros años de la colonización, el subdelegado Fernando de Quintanilla muestra su interés por la creación de una posada que sirva para acoger a los primeros colonos centroeuropeos, así como una parada de los viajeros entre Écija y Córdoba. El viajero Richard Twiss (1773) se refiera a ella como la mejor que había encontrado a lo largo de su viaje por España. En 1855 Madoz la introduce en el índice de bienes desamortizables, pasando a manos privadas. No será hasta finales del siglo XX cuando el Ayuntamiento compre la mayor parte del edificio,iniciándose la reconstrucción como futura Casa de la Cultura.

Atrás